Rodrigo Aridjis, Pintor

Rodrigo Aridjis nace en Contepec, Michoacán. Proveniente de una familia ligada a las artes (poesía, literatura, pintura, fotografía y cinematografía) desde muy pequeño su madre, maestra y paisajista reconocida en su medio, lo inicia en el gusto por la pintura.

 

Su obra se enmarca en la tendencia del arte figurativo. Sin embargo, no puede delimitarse en escuela o corriente alguna, ya que sus pinturas se orientan por la realidad, pero no la plasman. De hecho, las composiciones del artista son atemporales,  toda vez que se alejan de estilos y de modas; nada en ellos remite a una época o espacio definido.

 

Rodrigo Aridjis se distancia de las corrientes artísticas actuales y al margen de estas influencias, crea su particular lenguaje pictórico. La definición de un estilo propio la encontramos en el pintor en su particular manera de deformar y desfragmentar, tanto los entornos como a sus personajes, en una desproporción que nos lleva a encontrar una plasticidad exuberante y que en cierto sentido, posee una aparente imperfección ingenua.

 

Sus composiciones se constituyen de retículas de colores, donde formas y espacios se encuentran indefinidos y a veces amorfos, y donde no hay lugar para espacios vacíos y el color y la forma lo inundan todo. En lo particular, sus personajes se presentan como criaturas estoicas que tienen algo de inertes, por la ausencia de emociones y de mucha plasticidad. La mayoría de sus protagonistas guardan una complejidad que va más allá de lo visible.

 

Con este precedente es que el artista ha creado, entre varias temáticas, la serie de su autoría: “La Ciudad y sus Personajes” (la cual consta de más de 300 obras) y que comenzó a exhibirse desde 2012, en museos de todo el país e incluso en el extranjero. El objetivo de esta serie es generar en sus audiencias la no discriminación a los seres que nos rodean, al resaltar el papel que jugamos todos en la conformación de aquello que le da su carácter y personalidad a las ciudades en que vivimos.